viernes, 25 de octubre de 2013

La "Crisis de los 25"

Hay días de la semana organizados para todo tipo de cosas, desde laburo rutinal asesino hasta las boludeces que leemos los domingos en el diario(y claro, "youtubear" tonterías con el smartphone). Pero en aquella apretada agenda de quehaceres existe, a lo sumo en la mía, esas charlas de debate fantasmal cuyo transcurso se desatan espontáneamente en casa de Sebi(para los que no lo conozcan o los nuevos, Sebi es un gran amigo mío y otro compatriota en la lucha contra el positivismo marica moderno, reanudemos), entonces entre vasos de gaseosa, dr. lemon y algunas pizzas solemos aplacar todo tipo de temas, algunos de relativa importancia, otras de importancia moderada, pocas de cosas que vimos en estúpidos videos de youtube y luego claro, las de valor acertado... y me detengo acá.

En eso le comentaba cierta novedad de cierto amigo al que ciertas veces(todas) no lograba conseguir el indudable placer de levantarse una mina, en eso mismo, le digo "wachín, te lo juro y ahora está cambiado, el man tiene novia...", me miró como si le estuviera hablando en ruso a lo que responde "me estás jodiendo".
Okey, se que no venía al caso pero imaginate conocer a esas personas de las cuales jamás te esperarías un cambio o giro de acontecimientos tan... impresiontante se podría decir, pero no es la palabra que estamos buscando, tanto como una traición o imprevisto agradable, la emoción fue igual o mayor a la sorpresa del "cambio radical", bueno, imaginate, por decir un ejemplo, que uno de tus amigos, el gatín, el gavilán pollero que se levantaba a todas se hace puto o que tu amigo punk-rocker antigobierno se cuelga los hábitos religiosos de un pastor de desobedientes ovejas... viste que es algo "guau", bueno así como los perros, nos quedamos nosotros, ahí surgió la duda de Sebi: "Estamos todos grandes ya, estamos cambiando", y sí fiera, es así.

Por momentos me sentí un completo perdido dentro de mi propio barco para luego zarpar al reino de los pelotudos porque no sabía donde caer, entonces uno piensa "nos estamos haciendo grandes, somos como una especie de adultos y ahora toca dejar la joda para ser gente de bien...", Nah. Pero sí es real aquella idea de responsabilidad que acaese en mi propia persona(en cada uno de todos los que andan pasando por esto también, obvio) entonces en ese pensamiento nuevo creado se abre un mundo de posibilidades aun más ilimitadas de todo tipo y color, pero sin irnos demasiado al carajo, como primera medida, el mundo es "teóricamente" nuestro(mío, soy egoísta y soñardor, quizás medio drogadicto).

El plus que me arregló el dilema: veo en resonancia como mis congéneres están desarrollando sus respuestas y soluciones lógicas a su propio mundo de dramas, es como un decir, aquel amigo/a tuyo/a cuya vida era similar a esas telenovelas crotas venezolanas o mexicanas donde los actores tenian más de 3 nombres y 2 apellidos y por ende, nadie se drogaba, como sea. Según mis excéntricas deliberaciones armoniosas, mi juicio final sobre el asunto era solo de ente transitorio, es como el "crudo despertar" o la fea contramedida de la anagnórisis de turno, y claro, como es transitorio es cosa de todos los años o cada cinco milenios(como mierda sea, loco) pero que nos avisa en buena(o mala) forma el precipitado enfoque a la realidad nominal que en cierto período de tiempo se va acumulando por esa inexplicable falta de interés(o porque colgamos demasiado en boludeces, ¿no?).

Como reseña, debo aclarar que para solventar a la correcta reflexión requerida al tema, necesitamos la inmediata desconexión de cosas triviales(internet) que nos mantienen en trance(internet) semi zombie(internet) así evocamos a nuestra palabra interior, que nos dice: "A la mierda todo, la originalidad nos salva de nosotros mismos, y al cambio buena cara o por lo menos en un estado de ebriedad zafable..."

He dicho.

PD: Hace mucho frío, carajo...

domingo, 18 de agosto de 2013

Inmortal (Cap IV)

Intento N°4: El trabajo más difícil del mundo

Como en una película de vaqueros, entré a los tiros, salvo por el detalle de no tener armas de fuego. Entrar e irrumpir la "fiesta", dármelas de heroico y salvar a la chica parecían cosas muy banales y hasta fáciles en los juegos, pero no en la vida real, rápidamente me rodearon los dos primeros, entre golpes y agarres casi me tiran al suelo, de no ser porque estábamos en un lugar algo pequeño me hubiera ido peor, apoyándome contra las paredes me los fui quitando de a uno, en un momento sentí el golpe y el arrastre hasta uno de los muebles el cual impacté con todo el brazo derecho para evitar el daño colateral, lamentablemente sentí un asqueroso dolor del cual apenas podría recordar(eso sí que dolió enserio), en eso, debía admitir que la mejor manera de evitarme esto era no haberle sacado la vista a Sharlod, si no se me hubiera escapado no estaría metido en esta mierda, okay, a lo que sigue.

-Tus amigos cayeron, te lo vuelvo a repetir, dame a la pendeja y nos vamos todos contentos. -Pestañeaba bastante por la sangre brotada de un corte en mi frente y desembocaba en mi ojo izquierdo, el pibe se adelantó con pasos firmes, no dijo nada, solo reaccionó como todos reaccionarían y el hijo de puta me atacó, no tardamos en tirar casi todo al piso, incluyéndonos. El tipo era alto por lo que eventualmente me podía someter si quisiera, los detalles cuentan mucho a la hora de realizar un plan y seguramente él no notó el detalle del cinturón, aunque tuve que sacrificar mi rostro para lograr suprimirlo, una vez reducido comenzó el interrogatorio.

-Bien, ¿qué mierda haces acá, pendejo? ¡Contesta!.

-Ugg... qué te importa.

-Medí bien lo que decís, el oxígeno no es gratis. -en efecto, el flaco estaba jodido, el cinturón apretaba y no pensaba soltarlo.

-Solo... solo....

-A ver, ¿dijiste algo?

-Solo pa... pasábamos por acá... nada m... más... ahg.

-Lo hubieran pensado cinco veces pendejo, nos vemo' en Disney.

El pibe colapsó, hace rato había dejado de patalear, lo dejé en el piso y mientras confirmaba que tenía pulso miré a Sharlod. Levantándome, me dirigí medio tambaleando y apoyándome en la mesa la observé, luego avisté a los inconscientes chicos en el piso, y volví a voltear hacía ella.

-Decime la verdad... -le dije- ¿Admiradores?, porque para ser muy bajita rompes demasiados corazones. -Posandome una fija mirada de desgano siguió absorta de toda palabra en su boca, parecía una "alma en pena" por lo callada, yo proseguí. -Ay... Sharlod, en primer lugar no tendrías que haberte ido sola, es peligroso, el viejo forro de Nadal lo advirtió, ¿qué hubiese pasado si no hubiera llegado?... -Seguía mirándome sin decir nada, luego de repetírselo, tampoco oí respuesta. Era de locos verla ahí sin palabras y semidesnuda era magistralmente tentador para cualquiera, conservando la calma proseguí a señalarle que se vistiera. Sin encontrar respuesta, la vestí como pude, bueno, quedó más o menos bien, un poco desabotonada la camisa pero a la mierda, solo quiero irme a mi casa, estaba cansado, adolorido y extrañamente ansioso, la cosa no mejoró aunque seguramente no podría ponerse peor.

En eso, noté que había mucha tranquilidad, todo calmo, parecía el episodio previo a la tormenta aunque despejé mis dudas con una simple especulación, todo el bardo generado por estos cuatro pendejos que salieron de quien sabe donde carajo, luego la traumatizada Sharlod que no emitía respuesta, ahora mis dolores físicos y quizás próximamente administrativos. En eso, note que ella se incorporó enseguida, eso es pequeña idiota, ya era hora que despertaras.

-¿Te sentís bien? ¿No te hicieron nada, no? ¿Seguís siendo virgen?, ah, bueno es una pregunta boluda porque capaz no lo eras... o mejor dicho, ¿te ultrajaron al final?. -A decir verdad, me dio gracia decirle esto.

-A mi no, pero a vos... -Y mientras decía esto señaló mi hombro derecho, cerca de mi espalda. A plena luz brillaba una hoja metálica injerta en mi piel.

-Mierda, ¿qué carajo pasó? ¿cómo mierda me...? ¿en qué momento me pasó esto?, mierda, ¡ay!, ¡carajo!, duele al tacto. -En efecto, tenía una navaja clavada, no parecía de otro mundo y aun así dolía del re contra carajo, miré a Sharlod como si buscara respuesta, ella se tapó la boca con ambas manos, -¡A la mierda!- dije mordiendo el cinturón de cuero y removiendo el puñal, sentí el frió salir centímetro a centímetro de la carne, la sangre impregnada en el filo, el ardor de la herida.

-Qué hijos de puta, me arruinaron una camisa, "excelente", ¿y vos?, no fue el mejor rescate del mundo, lo sé.

-Gracias, en serio. -Ella parecía más tranquila, como si despertara de un sueño.

-Bien, ¿podes decirme por qué carajos no hacías nada para salir de acá?. Apenas llegué y estabas ahí tirada en la mesa sin hacer nada, ¿sos boluda?, los flacos estos te iban a enfiestar y vaya saber que mierda más hacerte, vos como si nada mirándolos, ¿acaso era una fantasía o algo? ¿qué mierda te pasa?, por favor respondeme. -Pasado el escándalo de mis retos, ella yacía nuevamente sin alma con esos ojos vacíos como faroles sin luz, hasta que pronunció débilmente algunos balbuceos.

-Gra... gracias.

-¿Qué?

-Gracias por salvarme, vi luces entonces subí pensando que quizás era "Watson".

-¿Quién mierda es Watson?

-Mi mascota, mi gato.

-Ah, ¿entonces?

-Entré y me encontré con estos chicos, parecían estar buscando algo también, en ese momento me agarraron.

-¿Buscando algo?

-Así parece.

-Aun así, me parece extraño, ¿cómo habrán entrado?. En fin, lo importante ahora es salir de acá y llamar a la policía... -Es en esos momentos de charla en que todo sucede, la desviación de los eventos actuales me parecían más allá de todo, un cliché, para todo el mundo había un problema y este no dejaba de ser el mío, registrando la habitación, noté que solo estábamos Sharlod y yo, desde la puerta, el muchacho al que había noqueado con el portazo dijo algo que no alcancé a escuchar y luego vi en cámara lenta un mechero encendido que cayó en el piso mojado de "algo", un destello comenzó a correr por el piso, tirándome me empapé con ese líquido cuyo olor a nafta se me hacía familiar. Sharlod salió disparada hacía mí ahogando las pocas llamas que cubrían una pequeña parte de mi espalda con una frazada. Debo decir que fue fracción de segundo para terminar con ese drama, salvo porque ahora ya tenía que tirar esa camisa, era una lástima, era mi preferida. Me tendió una mano y con voz un poco más fuerte me "reto".

-¿Sos idiota?, te estabas quemando, ¿para qué te tiraste? -en eso le señalé un enorme charco cerca de algunos bancos con muchos libros encima, le dije que los huela, no tardó en reconocer el característico aroma de la nafta.

-O sea que te salvé por segunda vez, más te vale que me lo pagues luego, chihuaha tarada. -Irguiéndome, me posé en la ventana que daba al patio, avisté unas sombras que corrían a toda velocidad, eran ellos escapando de la escena del crimen que no fue, menos mal.

-Se escapan. -me advirtió.

-Dejalos, lo importante es que estás en una pieza, ahora rajemos de acá. -El dolor se hacía un poco insoportable al moverme, Sharlod se acercó a mí y posando mi brazo alrededor de ella hizo de apoyo, caminando por el pasillo, nos acercábamos a las escaleras, balbuceó otras cosas más.

-Gracias nuevamente, no se que me paso, sentí miedo, solo eso, no pude moverme por el shock cuando me sometieron, perdón por meterte en ese lío, en serio. -Sentí como su tono se deformaba, noté el punto del llanto, se estaba haciendo moda que las chicas se manden giladas y luego del final del escollo dieran las respectivas disculpas, la interrumpí.

-Está bien, nena, no pasa nada, me alegro que estés bien, solo eso. No hay problema, yo también sentí miedo al ver que estabas en peligro, sabes, esto de ser héroe es doloroso, ay, aunque gratificante. Podría decir que soy afortunado con que estés a salvo... -ella se detuvo en seco- ¿pasa algo?.

-Eh... no, perdón. -Movió la cabeza en respuesta negativa ligeramente.

-Genial, sigamos, además esta pesadilla termino, no puede ponerse peor. -Sharlod, en ese instante me regalo de las más hermosas y relajantes sonrisas que una chica rara como ella puede dar, única como la mala suerte de ciertos eventos que sucedieron posteriormente al segundo.

Luego de que los aspersores contra incendios funcionaran tarde, luego de que nos mojáramos, luego de la intervención de los bomberos, de que la policía me detuviera contra el patrullero, luego de que los paramédicos revisaran mis heridas y luego de que un enojado padre de Sharlod me golpeara la cara junto con un Director de escuela clamando piedad a disculpas casi vergonzosas, luego de todo eso, finalmente me acosté en mi cama, otro día, la misma mierda. Seguía doliéndome el hombro, espero que Nadal no se ponga loco y me grite algo como "¡Arsen, te voy a expulsar!", por alguna razón me reí ciegamente en la oscuridad.

Eso esperé...

-¡¡¡ARSEN, TE VOY A EXPULSAR!!! -Nada cambió.

-Espere... un momento, no terminé de relatar todo el embrollo.

-Ah, no, no, no, usted terminó con esto, ter-mi-nó. -tomando un papel del folio de una carpeta azulada, acomodó sus lentes y prosiguió a leer. -"Un aula desordenada con rastros líquidos, entre ellos sangre y nafta, y otros de índole corporal, se hallaron dos sujetos, hombre y mujer en la escena, se pretendió vandalismo en un principio, luego se caratuló como privación de la libertad y previo acceso carnal por parte del susodicho masculino Arsen, Tadeo. Se confirmó como víctima, una joven de nombre Holmes, Sharlod, ambos alumnos del Instituto..." y todo lo que sigue es un cambio repentino de los hechos, Sharlod dio su versión de lo acontecido y concordó con la tuya, así que su padre decidió absolvernos de los cargos sobre todo los que pesaban en tú persona.

-Bueno, es lo mínimo que podría haber hecho, la salve en dos ocasiones, aparte no es cierto eso de que le quise "entrar", bueno, está buena la pendeja y me gustan las bajitas, pero... como usted sabe yo no tengo gustos tan raros... aunque quizás... mmm, no... pero... no, definitivamente neeeee...

-¡¿Qué decís?!, no terminé de hablar, Arsen. En lo que respecta al Director, está como loco intentando hacer que no saquen a Sharlod del Instituto, no puedo creer que tus tonterías nos cuesten a un alumno tan brillante, además los medios podían haber hecho trizas la imagen del colegio, ¿no pensás acaso en los problemas que podría traernos?. En fin, quizás debamos llevarlo directamente al consejo estudiantil, de esta forma nos cercioramos de que seas juzgado como se debe...

-Perdonen, chicos, dios... como odio estos tacones, mierda... -Pilar aparecía de entre los escritorios, con una queja sobre tacones y unas zapatillas en su mano derecha se acercó a nosotros. -Profesor Nadal, es mi deber comentarle sobre el incidente de anoche, parece ser que se confirmó que unos vándalos estuvieron ayer rondando por el colegio y estos valientes chicos los detuvieron aunque al parecer escaparon, Arsen logró salvar a la señorita Holmes casi sacrificando su vida por ella, su padre está muy agradecido y apenado -se dirigió a mí- por golpearte en el rostro, por otro lado, todo lo referente a su investigación está ya por demás hecha, como de costumbre puede retirarse. -Nadal se adelantó con un tono de reclamo.

-Eh... disculpe rectora, Arsen hizo más que suficiente en todo esto, debe ser juzgado por el consejo.

-Señor Nadal, ¿acaso no ha hecho usted suficiente ya?, somos profesores ante todo, docentes que forman alumnos con la experiencia y la paciencia, no con la rectitud y el mando, ¿está usted cuestionando mis métodos? -Nadal, intranquilo, parecía querer abrir su boca pese a su perturbación por las palabras de la rectora Pilar, aun así se saco los lentes, los empaño y se los volvió a colocar, limpiándose con la mano el poco sudor de su frente, continuó.

-No, Rectora, jamás haría algo similar, mis disculpas, me retiro. -Desviando toda probabilidad de reprimendas, Pilar me había salvado, el jefe de preceptores se desvanecía entre las puertas del aula.

-Gracias por sacarme las papas del fuego, a veces se pone como loco con estas cosas y piensa que cada problema del colegio es mi responsabilidad.

-¿Tu responsabilidad? -Acomodándose las zapatillas, se puso las manos al rededor de su cintura, frunciendo el ceño me observó -¿Qué hay de mí responsabilidad?, ese disturbio casi se jode toda la escuela, lo único que realmente importa es que ustedes dos salieron "casi" ilesos, además, ¿cómo anda tu hombro?

-Bueno, podría decir que cautericé la herida con las llamas cuando me tiré en ellas para cortar el camino de nafta, debo decir que maté dos pájaros de un tiro, dolió como el carajo, más que los golpes que recibí. Y seguramente querrá saber sobre los vándalos, ¿no?, ya dí parte a la policía de todo así puede usted estar tranquila. -Su rostro cambió ligeramente a uno más dubitativo.

-¿Seguro?

-Totalmente. -respondí.

-Si ese es el caso, necesito explicarte un par de cosas.

-Soy todo oídos.

Una vez fuera del bardo, los sermones y el horario escolar, nuevamente me senté en mi ansiado banco en los "suburbios" del colegio(mi lugar de relax) intentando digerir las cosas, escribiendo ideas para mi novela. Estos días se culminaron como "agonizantes" en cierto modo, mi cabeza bombardeada de eventos tragicómicos y una expectante humareda de cosas sin sentido me habían dejado agotado mentalmente, puedo llegar a decir que ser escritor es el trabajo más difícil del mundo porque hasta la fecha no tenia ideas ni inspiraciones cuyas razones derivaban en mi bloqueo artístico. La vida es así, o eso creo. Note un aroma dulzón en el aire, que raro no sabía que en otoño florecían las rosas.

-¿Todavía acá? -Bianca apareció detrás mío con su uniforme característico, su cabello suelto lacio y rojizo parecía mimetizarse con el anaranjado atardecer, un viento levantaba las pocas hojas amarillentas del suelo.

-Si, estaba intentando pensar algo.

-¿Pensas?

-Dale boluda, en serio te digo.

-¿Qué pensas? ¿Sobre los incidentes de ayer?

-¡AH, SÍ! -Me levanté del banco casi exaltado- ...ayer me cagaste la vida con tu llamado.

-¿Yo?, Seguí tus indicaciones al pie de la letra, la culpa es tuya.

-Podrías haberme mandado un texto, ¿no?

-No, dijiste que "te llamara" pasado los quince minutos y bueno, eso hice. Por cierto, felicitaciones por salvar a Sharlod.

-Mierda, ¿qué tanto sabes?

-¿No te enteraste?, todos en el colegio rumorean del anónimo héroe que salvó a una indefensa y glorificada alumna de cuatro desconocidos. A decir verdad para ser un idiota tenes facultades como salvador.

-Ni que fuera Jesús, che. Ah y "por cierto", no la saqué barata gracias a tu ayuda.

-Deberías agradecerme por llamar a los bomberos, a la policía... y no te olvides la ambulancia, aunque había llamado primero a la ambulancia, bueno, andan muy vagos los servicios de salud hoy en día. -Refunfuñé y a regañadientes solté un "Gracias".

-En fin, todo terminó bien... aunque "relativamente", todavía nos falta encontrar a su gato. -Me volví a sentar.

-Mmm, es cierto, se suponía que el objetivo era encontrar su mascota.

-Tal cual, de todas formas, estoy un poco cansado, fue una semana algo complicada.

-"¿Algo complicada?". -Su ironía no me hacía nada mal, pero tampoco nada bien, parecía desmoronarse de la risa tal que se sentó a un lado mío en el banco, intentando acallar sus carcajadas con la mano se forzó a hablar. -No... puedo creer... que tengas ese pensamiento tan tranquilo.

-Tengo que estar tranquilo, mira, no es difícil estarlo en complicaciones todos los días cuando uno ya se ha acostumbrado a eso.

-¿Tuviste algún drama previo a todo esto?

-Bueno, no digo que no... obviamente tampoco soy una persona famosa, aunque, todos tenemos cosas, ¿y vos?, estoy seguro que tendrás algún que otro secreto por ahí. -Mirando al sol morir entre los edificios, ella perdía sus ojos entreabiertos en los árboles aledaños, un sentimiento de extraña soledad inundó sus palabras.

-Tadeo, la gente más desgraciada es aquella que no puede olvidar, absolutamente nada. -Esos ojos me recordaron a algo.

-Me gustaría pensar en todo, ¿sabes?, no debemos esforzarnos más allá de esto. -Me levanté, observé a Bianca como en trance, le extendí la mano. -Por el momento, vamos a arreglar el taller, ¿dale?

El lugar era un verdadero desastre, nos tomó casi una hora dejarlo más o menos como estaba, Bianca resultó ser de más ayuda de lo esperado y todo ya estaba casi listo, en eso mi inquietud tomo forma de nuevo, en eso nuevas dudas reformularon mi mente.

-Realmente fue una noche jodida.

-Supongo, esos chicos se escaparon al final.

-Si y no.

-¿Por?

-Sharlod me comentó que los vió buscando algo acá y la retuvieron al verla. ¿Por qué pasarían de ladrones a violadores?

-Bueno, hoy en día los ladrones son capaces de todo.

-Exacto, pero, ¿sospecharías de unos ladrones de aproximadamente diecisiete años?

-Yo también lo supuse, algo acá anda...

-...mal, créeme que lo sé. Algo acá definitivamente no está bien.

-Te entiendo, no podría explicarlo bien, es como si todo fuera tan...

-...perfecto, ¿no? -Terminé nuevamente la frase de ella.

-Así es, esos chicos estaban buscando "algo acá", lo que nos sugiere pensar qué era y por qué acá.

-¿Se pone interesante, verdad?, ¿qué te hizo pensar aquello?

-Esperaba que me lo preguntaras, mis dudas surgieron a raíz de algunos rumores de fantasmas en los pasillos a la noche, solo un idiota o un supersticioso creería eso. Claro está que yo no lo creí, no existe tal cosa aunque... cabía la posibilidad de que fueran ladrones, nuestro instituto es privado por ende objetos de valor tiene.

-En eso tenes razón, ¿aunque serían ladrones entonces?

-No lo creo, dijiste que ellos eran ladrones, ¿qué podrían robar de acá?, no existe nada de valor relativo. Entonces existe algo de valor pero no como pensamos, ellos buscaban otra cosa.

-Así es, no tiene nada que ver con dinero, ahora deberíamos enfocarnos en el objeto de su interés. -En ese momento, sentí una aparición brusca, una sombra que se abalanzó frente a uno de los muebles y luego descendió directamente en la mesa, Bianca se asustó e instintivamente retrocedió a mis espaldas para abrazarme. Enseguida detecté lo que era un animal.

-¿Un gato?, Bianca, es un gatito no pasa nada.

-Eh... ¿Solo un gato?

-Así es, haceme el favor de soltarme, por favor.

-Ah... eh... cierto, perdón, fue un reflejo.

-Como digas, a ver. -El animal parecía amigable, lamiéndose la garra para lavarse la cara y relamiéndose para repetir el proceso noté su color enteramente negro, al rededor de su cuello un collar del mismo color casi imperceptible. Levanté al gato y todo fue claro para mí. -Puedo decirte dos cosas.

-¿Cuales? -preguntó jugando con uno de sus largos mechones.

-La primera, tu teoría es correcta y la segunda, te quedaste a la mitad.

-¿Entonces? -Pose una mano en su hombro.

-Bianca, ser escritor es el mejor trabajo de mundo.

Continuará.

martes, 9 de julio de 2013

¡Series recomendadas! La posta de Shaolink

Si de series y series quisiera hablar no terminaría, pero si debo recomendar con tres noches de café bastarían, o al menos eso creo. Así es gente bonita, la temporada animera arrancó con todo y los estrenos no se hicieron esperar(yo colgué). De todas formas, entre que me decidí a ver algún estreno, me dí cuenta que la mayoría eran muy nuevitos así que al carajo, solo me ví dos, con suerte tres así que sería mejor comentar algo más "classic" o como mierda sea.

Para empezar me topé con la vuelta del afamado Kami Nomi zo Shiru Sekai: Megami-Hen, el final de Oreimo 2(como roban con esta mierda), también el desenlace de Hentai-Ouji waranai neko, pasando por otro final, Oregairu, cada uno una joyita en lo que comedias románticas refiere. Algo new-new, Servant x Service y, este me lo guardaba a lo último porque lo quiero destacar bien el anime de Watamote!. Pero mejor repasemos uno por uno brevemente.

  1. Kami Nomi zo Shiru Sekai: Un pibe re vicio que se la pasa jugando jueguitos de citas donde se levanta minitas, el wachín la re mueve por eso lo llaman "El Dios de las Conquistas" eso sí, el flaco es un queso pero tiene una capacidad de razonamiento que desborda genialidad aunque con marihuana. El man se topa con una chica demonio linda pero boluda y ambos deberán trabajar en conjunto para conquistar chicas "reales"(carne y hueso, el clásico) o de lo contrario es boleta. Casi sin chistar, ahora el tipito usará sus experiencias en los juegos para lograr su cometido ramificando todo tipo de situaciones lisérgicas, ácidas(como en los 60') y bizarras con alto contenido de comedia. Recomendable verla desde el principio, una obra de arte.


  2. Oreimo(Ore no Imōto ga Konna ni Kawaii Wake ga Nai): Una historia con un trasfondo genial. Una relación hermano/hermana que no empatizan ni para lavar los platos o cocinar, resulta que la pendeja en sí es la chica super popular del colegio, su hermano en cambio, un wachín de barrio normal que le encanta la vida tranquila. Se llevan como el ogt pero un secreto oscuro y bizarro de la hermana hará que sus vidas cambien de maneras impensadas, comedia, pseudo-romance, puteadas, piñas, más insultos y situaciones descabelladas que serán las carcajadas de muchos. Super obligatorio de ver si estás estresado y tenes un sábado libre.


  3. Henta-Ouji to warawanai Neko: Otra de un pibe jeropa y loco de atar pero con estilo. Un boludín de instituto secundario que se la pasa con la idea fija de mirar minas, pendejas, mujeres, bah, un pajero total y en buena regla. Un día le salta el click en el marulo y quiere abandonar sus pecaminosos y lujuriosos gustos, en eso, un amigo le recomienda ir al monte donde yace el "Gato de madera" que concede deseos a cambio de una ofrenda, así el forro este va allá, se encuentra con otra minita, la cagan magistralmente y cada uno pierde algo fundamental en su personalidad, luego de las presentaciones y el estado de situación se alían ayudándose entre sí para recuperar lo que les fue robado por ese gato ortiva de madera. Risas, situaciones adolescentes "normales" y una lista larga de pelotudeces que el personaje principal hará para deleitar a la audiencia. Recomendable para aquellos que quieren cortar con la mierda romántica y centrarse en un inescrupuloso modelo a seguir.


  4. Oregairu: Serie filosófica llena de contradicciones sociales, donde Hachiman, su protagonista antisocial y forro hará uso de su admirable capacidad de resolver problemas de interrelación humana implementando la lógica mortífera de la "sociedad actual" para ayudar a los ortivas de sus compañeros de clase, un bochazo a las masas y una fuerte crítica del mundo en donde vivimos. Admirable serie de comedia si las hay, donde predomina la mirada perpetua del "antisocial" frente a todo tipo de situaciones/personas y como estás en conjunto se van desarrollando, simplemente delicioso. Con un humor MUY inteligente poco común y una trama atrapante, la hacen un deleite audiovisual. Ultra recomendable para aquellos que critican todo y les gusta darle con un palo a la gente, espectacular.


  5. Servant x Service: Lisa y llamamente, una comedia sobre "funcionarios públicos", sí, así es fiera, funcionarios públicos. En un ayuntamiento de no se que puto lugar de Japón, pongamosle Tokio(ah re que sí era Tokio!), un grupo de novatos ingresan para laburar y dar atención administrativa a los contribuyentes, en eso, resulta que los hijos de puta se la pasan haciendo de todo, menos laburar. Es nueva y de lo mejorcito que he visto por estos días. Nuevamente, bizarreadas y delirios entre los personajes y toda una trama filosófica administrativa la cual nunca es tomada en cuenta y de hecho, se burlan. Perfecto para bajar el estrés post-jefe, si lo querés mandar al carajo ésta es tu serie. Le pongo todas las fichas, bueno, más de la mitad sí.


  6. Watamote!: Acá todo se va directamente al carajo, lo declaro como LO MÁS IN del momento, antes un simple manga serializado al principio por Square Enix's Gangan Comics Online de la mano de un ponja que ni conocía, Nico Tanigawa. Ahora, entró como fresco-batata en anime con resultados "toxicómanos" y geniales.
    Tomoko Kuroki, una experimentada chica en juegos de citas(Tiembla Katsuragi!!!) cree tenerlo todo para ser la más popular, famosa y glamorosa pre-adolescente de instituto secundario apoyándose en sus experiencias en los mismos ya que adula decir que tiene 50 años de experiencia en el rubro prostibulario (cuando en realidad es una boluda virgen de 15 años), pero sus sueños se ven derrumbados por desconocer la verdad de la milanesa: Es una loca de mierda, desarreglada, hiperactiva con cambios erráticos de humor, depresiva, irritable con total desconocimiento de ubicación, ultra tímida y para colmo con una lógica implacable retorcida de pensamientos asociales. Al tomar conciencia de ello, decide como plan cambiar su aspecto, sus acciones y si es necesario, su vida con tal de ser la "Glam's Princess". Vi el primer capítulo y convulsioné de la risa, esto es comedia  señores, pero de esas que resultan efectivas estés o no drogado. Mucha lógica "femenina"(si se le puede llamar así), locuras y pelotudeces a la orden del día. Obligatorio ver si tu plan es descontracturarte y mandar a todos al único e imbatible re carajo.

    "Una brillante y verdadera loca de mierda."

lunes, 1 de julio de 2013

Inmortal (Cap III)

Intento N°3: Hagamos la mejor novela del mundo

Frente a las ideas derrotistas, los insultos, el viejo puto de Nadal, los tacos de la rectora y mis descolocadas emociones, todo tenía cierto sentido. No más por lo que pensara o lo que sintiera, sino era algo que no me dejaba detener mis acciones, era hasta absurdo y casi ridículo. Una especie de mandamiento o pensamiento firme del cual no me podía desprender, ¿Acaso es normal para mí hacer todo esto? Espero que lo más próxima a mi vida sea está respuesta. Lo único que sí tenía bien en claro era que mi idea de novela en sí es genial pero "carente de emociones", necesito "pulir" esa área, es por ello que era muy previsible lo que haría pero a mi manera, sin cuestionamientos ortodoxos.

-Otra vez pensas aquello, ¿cierto? -Kevin me despertó de mis reflexiones, otra mañana, otra lata de gaseosa y otra sesión de sus disparatadas ideas.

-Veo que me llevas muy bien el apunte.

-¿Qué serían? ¿cuatro o tres años?

-Podría ser una eternidad si cuento las veces que hablamos desde la primera y para tu información son cuatro años de amistad.


-Cuatro años es mucho tiempo, todavía pensando en ello, sigue complicado ¿no?. -Lo miré con un gélido gesto mientras tomaba un trago frío, observé fijamente los árboles.

-Y hará mucho tiempo de aquello, no lo sé, cada año se pone peor... -solté una carcajada.

-Es bueno verte reír, viejo, ¿estabas pensando en Bianca, verdad? ¿está fuerte la "wacha", no?-seguí riéndome, le dí una palmada en el hombro.

-Vos sí me seguís el apunte vos -y entre dientes le dije- está más buena que comer un asado, fiera.

El sol translucía entre los cristales de las ventanas, se oían voces y pisadas en los pasillos, la muchedumbre estudiantil arremetía en el bufet por comestibles, el último recreo había iniciado y yo tomaba notas como de costumbre, sentado en el banco a orillas de las rejas que me separaban de los árboles y el verde de la naturaleza. Pensar que este lugar es plácido cuando quiere, "aquí no pasa un alma" -me dije-, a lo lejos pero no distante, un eco pobre, cabizbajo y casi simpático se oyó cerca mío: "Un silencio tan lindo como el de un cementerio...", tragué saliva mirando hacía el extremo del banco, la figura de una chica se presentaba ante mí, parecía algo pálida o quizás era el color casi albino de su piel, de mirada espectral pero tranquila mostrándose en un simple uniforme de escuela.

-¿Disculpa? -pregunté.

-Decía que es muy lindo este silencio.

-¿El silencio?

-Si, el silencio, me gusta mucho el silencio.

-¿Y el cementerio?

-De acá podes tomarte el 50 a 10 minutos tenes el más cercano.

-¿Qué? ¿Me estás jodiendo? -posó su mano tapando su boca, riendo extrañamente sin ganas y por lo bajo, reparó.

-¿Sabes?, el silencio más hermoso lo encontras en lugares poco deseables, dejando de lado el contexto poético, un cementerio es un ejemplo muy acertado. A todo esto, supongo que te gusta el silencio ¿no?.

-Bueno, es obvio que sí, sino no estaría acá. No me gusta el ruido, me disgusta el hecho de escuchar estupideces en público o "del público" es por eso que en los recreos suelo estar por acá.

-Ya veo, es más o menos lo que pensé.

-¿"Lo que pensé"? ¿Por?. -ella se acercó un poco más a mí, me alejé un poco.

-Digo, si algo es habitual ¿por qué debería cambiar?, el hecho de que estés acá es habitual, si se sabe que tenes una libreta, un lápiz, te sentas en el lugar donde el sol da sin cambiar de posición, suponiendo que estamos en otoño, no creo que sea la primera vez. -dejé de escribir, giré mi cabeza para mirarla.

-Muy interesante, no sabía que tenía una acosadora personal. -la chica acerco su cara a mí, pegó una veloz mirada a la cerca y río cabizbajamente otra vez. -okey... creo que hoy no fue un buen día para venir acá. -me puse de pie, ella me sentó tironeandome de la ropa.

-Escuché que hay un nuevo taller, ubicado en el edificio viejo del instituto autoproclamado "Taller de Experimientos", es curioso.

-¿Curioso el qué?

-Curioso, muy curioso porque no se de que va con eso de "experimentos", sobretodo por su creador, hay rumores de que estuvo involucrado en el incidente del incendio en el instituto, de todas formas, vaya a saber uno que clase de chico es... ¿no? -levantándome me fui alejando de ella.

-Seguramente debe ser un tipo interesante, aparte deberías dejar de cotorrear con tus amigas, ¿no? -ella me observó en silencio, clavó sus ojos en los míos como si quisiera paralizar mis pasos.

-Ah, debe ser complicado escribir con la mano vendada, ¿a qué sí?, y otra cosa, dame uno de esos caramelos de miel de tu bolsillo.

-Sí, perdé cuidado, me voy a recuperar rápido -busqué en mi bolsillo un caramelo y se lo lancé- tomá, y espero que te recuperes de tu dolor de garganta.

Sonaba la última hora junto con el timbre, todos se retiraban marchando a paso medio en los pasillos, como hormigas, yo en cambio iba en sentido contrario. Conforme iba caminando hacía el viejo edificio del instituto, no pude dejar de pensar en esa extraña chica del recreo, además dijo algo de "un cementerio" y que "el silencio se puede encontrar en los lugares menos deseados", sinceramente para conocer por primera vez a una persona esto no era tema de conversación, digo, podía haber hecho la misma boludes que hacen la mayoría de las chicas y listo: mirar bonito, reír y decir algo estúpidamente obvio. En fin, lo que me disgusta más era el hecho de la retórica como tarjeta de presentación, hay una clase particular de mujer que me saca de las casillas realmente y tiene más o menos la mitad del cartón de lotería lleno, no me importa, esta chica es... UNA VERDADERA ZORRA...

-¿Quien es una zorra? -Levanté la vista, miré mis manos frente a una mesa, en el otro extremo Bianca estaba  observándome y repregutándome -¿Quien es una zorra, Tadeo?

-Ah, nada, nadie, cosas mías, antes que nada decime como carajo llegué acá, por favor...

-Eh, entraste, saludaste normalmente, luego te sentaste, me dijiste que esperara unos segundos y mirando esa libreta gritaste "¡una verdadera zorra!", ¿estás bien? -en efecto, odio los lapsus.

-Mmm, bien, no importa, vamos al punto porque no podemos perder tiempo, como sabes este taller lo creé en conjunto con vos gracias a la rectora.

-Sin mi consentimiento. -me interrumpió Bianca.

-Dejame terminar che. Lo importante, ahora sí, es que la finalidad del mismo es simple, es "experimentar", sea lo que sea que quieras hacer, nosotros podemos hacerlo realidad.

-Un momento, esto... o sea, es simple en apariencia, pero... ¿no es complicado al mismo tiempo? -Bianca tomo uno de sus mechones de cabello alisándolo entre sus finos dedos y mostrándome una mirada de desconcierto prosiguió. -¿Cuanta guita pensas sacar de esto?

-Nada che, nada, no comencemos a debatir sobre la paradoja que puede llegar a crear eso, no te prestes a la confusión, carajo, ¿ustedes las chicas adolescentes son siempre así de cortas? -Bianca bufó.

-Entiendo porque tenes millones de amigos y una hermosa novia...

-Callate la boca, no es momento para molestarse por nimiedades. Primero necesito mostrarte mi concepto de "experimento".

-¿Concepto? No existe una definición de eso en el diccionario.

-¿Un diccionario?, pufff, el que escribió eso... es puto. La gente vaga usa el diccionario, no os preocupéis pequeña chica blanquita de la realeza, te voy a explicar la verdadera naturaleza de experimentar. -Y así las horas pasaron, intentando inculcar un poco de mis dilemas en esa cabesita rojiza y testaruda, llanamente le expliqué que deberíamos hacer una novela.

-¿Una novela? ¿Escribir una novela?

-Sí, una novela pero no cualquier novela, es LA novela, esta es una buena idea para comenzar, si te parece.

-Bueno, sos el fundador del taller, cualquier cosa que tengas en mente está bien...

-¡Genial!

-...siempre y cuando dé mi consentimiento y me preguntes que tenes en mente.

-Oh... no te vas a arrepentir, sí. Te lo puedo asegurar.

-¿Por qué será que esa sonrisa tuya no me convence?...

Así pasamos nuestros primeros días luego de clases, religiosamente en esa aula de muebles viejos y sillas frías, la calefacción apenas funcionaba, las ventanas empañadas del frío otoñal, Bianca intentando calentar sus manos con su aliento. Era viernes y necesitábamos algo más que simples palabras escritas en la pizarra, miré mi libreta por ideas extras, Bianca hacía crucigramas y divagaba sobre lo estúpido que es hacer una novela cuando no se tiene emoción para siquiera dar una idea en concreto, yo le propuse que podría dar una mejor perspectiva, entonces me dijo "que podría comenzar con algo distinto a lo que escribía" aunque dentro de mis conjeturas no tenía nada en claro, me faltaba claridad y ella no ayudaba. Faltando una hora para irnos las cosas no podrían ponerse más aburridas, entonces a Bianca no se le ocurrió mejor cosa que comenzar a joderme.

-¿Cuanto falta?

-Una hora.

-¿Y ahora?

-Cincuenta y nueve minutos.

-¿Y en un rato?

-Que se yo, cincuenta y ocho minutos.

-¿Cuanto tarda un rato?

-No se, ¿cuando cerras el pico? -Sus ojos me dieron una mirada fija.

-No vamos a terminar nunca más, ni siquiera sabemos a donde disparar y menos acá sentados, creo que debemos salir e irnos para despejarnos un poco, ¿entendes?. No es que la respuesta va a tocarnos la puerta en ese momento -dicho esto miramos la puerta unos segundos, íbamos casi dos minutos... -¿qué estamos haciendo?

-Para, shhh.

-Sos un tarado. -un golpe repetido y débil en la puerta retumbó en el aula, me apresuré a abrir.

-¿Qué la respuesta no viene a nosotros? Estás feamente equivocada, cabeza de fósforo. -giré el picaporte para descubrir una suerte de chica, de esas féminas sorpresas que te depara el destino o la mala fortuna, reconocí al instante ese aroma dulzón de un caramelo... de miel.

-¿Vos? Maldita zorra, decime que carajo se te ofrece.

Ella nos miró por unos segundos, entró y sentándose se acomodó plácidamente en mi silla preferida, disparó rápidamente una respuesta contundente a mi amable demanda.

-Necesito ayuda, es simple.

-Ahh no, para, vos... -Bianca me interrumpió.

-Increíble que nos vengas a pedir ayuda.

-Bianca, ¿la conoces?

-Algo así, igual como si nadie pudiese no conocerla, es otro de los grandes talentos del instituto. Como te puedo decir es algo parecido a un genio. -y mientras decía esto, la pequeña genio intentaba atrapar un punto que hacía con mi puntero láser.

-Che, ¿estás segura que ésto es un genio? -guardé el puntero- en fin, nena decime que precisas.

-"me que precisas".

-Bianca, ¿me está jodiendo esta nena?

-Luego quiero que me digas donde conseguiste uno de esos, están geniales.

-¿Lo qué?

-Ese coso láser.

-Bueno, no cuesta caro lo compré por internet, bancá, no me cambies el tema, no nos dijiste para qué viniste.

-Tadeo, ya basta de estar tan alterado, a ver deberías presentarte antes, ¿no?

-Es cierto, mi nombre es Sharlod Holmes, seguramente les suena familiar el apellido. -la miré por algunos segundos.

-Supongo, me recuerda a ese famoso detective londinense de mediados de siglo, dicen que murió como un idiota o que era un idiota, no recuerdo.

-Fue mi antepasado. Okey, no vine a darles clases de historia, vine porque necesito que me ayuden a encontrar algo.

-Es raro que siendo pariente de los mejores sabuesos, justo vos no puedas encontrar algo.

-Perdonen pero estoy algo desesperada y como no avanzaba en la búsqueda... -A todo esto, Sharlod se tapó la boca tímidamente y desganadamente rió por lo bajo. Bianca me miró buscando una respuesta, le mostré una cara desconcertante, entonces seguí el interrogatorio.

-Bueno, bueno, ¿y qué se te perdió?

-Un gato -dijo la chica.

-¿Un gato?, o sea ¿un gato de gato?

-Un gato. Sí, es mi mascota y se me perdió por estos alrededores, vivo cerca de acá. Estoy preocupada porque hace un par de días no lo veo...

-¿No estará en época de apareamiento?, es normal que los gatos se vayan por días y vuelva, aparte son animales muy independientes, digo.

-No lo creo, no es normal esto, ella siempre fue de estar a mi lado y salir poco, pero esto es diferente, tengo miedo que le pase algo. -Un sonido estridente rasgo el aire, una frenada que paralizó la mirada de esa chica y entreabrió su boca. Automáticamente corrió escaleras abajo por instinto, estaba claro que su mascota era importante para ella, más aun que nosotros la siguiéramos.
El chispeante gasolero en cuestión era del profesor Nadal, típico de su Renault Fuego, poco cuidado pero ordenado y tan añejado como él, de color algo rojo desvencijado, bajo la ventanilla para soltar algunas puteadas, sacó otras dos veces la cabeza para revisar y subió la ventanilla. Sharlod, apresurada, se tiró en la trompa del auto y metió la cabeza debajo del chasis, Nadal bajó para levantarla del brazo.

-Disculpe señorita, ¿me puede explicar que hace? -entré en escena como jesus con sandalias.

-Ejem, ¡profe Nadal! Que gusto verlo por aquí. -levanté mi mano en son de paz.

-¡AHHH, Arsen!, ya me parecía, ¿por qué será que no me extraña?, ¿se puede saber que hacen aquí?

-Bueno profe, para empezar, estamos en pleno acto de las actividades extracurriculares y como usted sabe, mi trabajo empieza donde termina el suyo. -fanfarronee, lo sé.

-Lo siento profesor, estamos buscando la mascota de Sharlod.

-¿Sharlod? ¿Sharlod Holmes?... oh, lo siento señorita Holmes, espero me disculpe la intromisión. -Nadal reparó velozmente, ni decir que rió nerviosamente como si no hubiese pasado nada, ¿acaso Sharlod era tan genial como todos pensaban?, me resultaba complicado entender su estado de "prodigio", pero como todo, su inmunidad diplomática era realmente útil, por lo menos para detener a este idiota. -bueno, vi una sombra moverse frente a mí cuando salía del estacionamiento y frené, pero no pude ver bien al animal, no se si era un gato.

-Bien profe, gracias por la info, nos vamos, que tenga buena suerte.

-Un... un momento, señorita Holmes debería regresar a su casa, ya está anocheciendo. -Nadal insistió.

-Lo siento Señor Nadal pero necesito encontrarla, es muy importante.

-Discúlpeme, lamento su perdida aunque su seguridad es primero, recuerde que la calle es peligrosa, además debe estar un adulto que supervise dicha búsqueda y yo debo regresar a casa, chicos ustedes también deberían irse.

-No viejo, no nos vamos nada.

-¡¿Qué?! Arsen, unas chicas indefensas en plena calle de noche es peligroso, además... ¿como "viejo"?

-¿Peligroso?, ellas no van a matar a nadie, son bien mansitas y amables. -Nadal disparó una mirada de desprecio.

-No me tomes de tonto, pendejo, es obvio que corren riesgo de que les pase algo, no están con nadie que las proteja.

-¿Qué no? Puff, ¿no me vé acá?, conmigo es más que suficiente. Ahora por favor, vuelva a su hogar que seguro que lo están "extrañando". Bye.

Dejando atrás a ese profesor desgraciado, vagamos por el colegio arrastrándonos entre las sombras de los edificios y los árboles, Bianca bufaba por todo, porque le dolían los pies, porque es difícil encontrar un gato en un lugar tan grande, porque era de noche y no veíamos un carajo, no se quejaba del gobierno porque no éramos comunistas, en fin. Luego de 30 minutos, nos dirigíamos para el edificio viejo, Bianca seguía con su querella.

-Esto es imposible, ¿encontrar un gato a esta hora y en este lugar?, dejense de joder, que linda decisión la tuya, "líder".

-Para un toque, hermana, que te quejes y me des razones sin sentido no me hace el villano acá, en la historieta la boluda sos vos... AH! -sentí un golpe seco en las costillas.

-Te mereces este y otros golpes más, por machista.

-No... ah... no soy machista, ni feminista, solo creo que el único genial soy yo, y si mis cálculos no me fallan, y nunca fallo, estoy en un cien por ciento correcto. ¿A qué sí Sharlod?, Eh, ¿y Sharlod?

-No está.

-¿Qué? ¿donde carajo está?

-No sé, la perdí de vista mientras discutíamos, ¿ves todo por tu culpa?

-¿Cuando? ¿siempre es mi culpa, no?, dejate de joder, si esto fuera una novela el autor que te creó debe de ser un tarado que toma café todo el día y mira anime.

-A ver, calmémonos un momento. Tenemos que encontrarla rápido, es peligroso.

-Perfecto, dame tu celular. -Me lo cedió, copié a velocidad inhumana su número y le dejé el mío. -¡tomá! Apenas la encontras, me llamas, yo voy para el edificio viejo, vos volvé al instituto por el camino seguro y busca de nuevo, llamá en 15 minutos.

Me apresuré al edificio viejo, la graba del suelo se sentía debajo de mis pies como si no tuviera zapatillas. Entré, el silencio espectral amainaba por los pasillos, mis pasos imperceptibles me acercaban a las puertas de las aulas, las ventanas plasmadas de iluminación lunar dibujaban mi sombra y mi cabeza maquinaba. En efecto, me enojé por lo que pretendía Nadal, el muy forro nos daba estas recomendaciones porque era obvio que como Jefe de Preceptores no quería hacer responsable al colegio por lo que nos pasara, esto ya se había confirmado con el incidente del incendio(del cual no daré detalles), esto me demostraba que tipo de profesor es este tipo, es cierto, soy un "chico problema" pero eso no era suficiente razón para debatir las responsabilidades y obligaciones de un profesor. De todas formas, no es general pero quizás sí predeterminado, cada cual debe saber cuidar sus pasos y sobre todo cuidar principalmente sus beneficios, esto nos convertía a los dos, en este punto yo no era tan diferente de él aunque su interés hacia su permanencia como parte del personal docente no me sorprendía, y a mi llanamente se me daba por tildarlo de un completo "forro". Claro, todos debemos velar por nosotros mismos, como lo he venido haciendo hasta este momento, recuerdo las charlas con Kevin sobre como ser independiente sin considerarte un antisocial o asocial o un raro de mierda, a estas alturas, "no hay vuelo si no hay dolor", "la experiencia como maestra" y tantas giladas que nos decían los que "saben" ya no tenían el mismo valor, la gente crece y cambia, o mejor dicho, crece y se deja ver como es en verdad.
Un click rompió mi trance mental, escuché sonido proveniente de la última puerta de la mano derecha, era mi taller... vi una finísima linea lumínica que sobresalía de la puerta mal cerrada, escuché otros ruidos, luego algo cayó al piso, algo en seco que pareció rebotar, quizás sea la mascota de Sharlod, probablemente ella vino aquí para buscarlo y olvidó apagarla, sí... es lo que pasó, estoy seguro.

Como todas las malditas expectativas, no fue definitiva, no. Escuché voces y pensé que algo mucho peor pudiera estar sucediendo, algo que seguro me descolocaría, algo macabro quizás, pero no. Solo eran unos tipos intentando abusar de ella... en eso, oí sus voces de burla, eran cuatro.

-¡Qué bonita que sos!, es peligroso para una chiquita jugar sola por la noche, pero no te preocupes, nosotros tenemos tiempo para jugar con vos.

No había tiempo que perder. No puedo negar que me puse nervioso, lo que me paralizó más que nada es que solo se escuchaban las voces de ellos, pensé que la sedaron o la maniataron pero nada, ella estaba ahí solita y sola, sin forcejear, sin intentar salvarse, su rostro mostraba la tranquilidad de quien espera la muerte más horrible e inevitable, ¿qué carajo le pasa a ésta pendeja? ¿acaso no se da cuenta que está a punto de sufrir un destino peor que la muerte?, MIERDA. Busqué mi pañuelo me sequé el sudor, me saqué el cinturón, tiré la corbata y me parapeté en la esquina, bien, aun no hicieron nada, de reojo vi como estaban desvistiéndola, tenía el elemento sorpresa, era el momento.

*RING*

Mi celular rompió mi cobertura, los acosadores se alertaron, estaba jodido. Desesperado, me fijé que el llamado era de Bianca, la muy estúpida me jodió todo el día y ahora también me jodió la oportunidad, al carajo me mandé. Vi la sombra acercándose a la puerta a la cual le dí una patada lo más fuerte posible, y al escuchar el característico golpeteo seco entré triunfante.

-¡Bien hijos de puta, están todos arrestados!

-¡¿Quién mierda es este tipo?!

-No lo sé, ¿por qué nos muestra su billetera?

-Pendejo, ¿qué haces acá?. -el más alto preguntó.

-Yo hago las preguntas, carajo, ¿qué pretenden hacerle a esta chica?(estúpida pregunta por cierto), suéltenla, nos vamos en paz y nadie sale mal parado, ¿les vá?. -Los pibes en cuestión parecían más o menos de mi edad, vestidos con ropa casual y de miradas sofocantes, Bianca me había cagado el elemento sorpresa, aunque había dejado uno tirado en el piso gracias a la puerta(bendita puerta) no parecía moverse, supuse que estaba inconsciente. El drama eran los tres que restaban, observé que se replegaban al rededor mío. El alto siguió hablando.

-Que suerte la nuestra y que mala suerte la tuya.

-Entonces vamos hacerlo por las malas, "capo mafia". -le respondí, sabía bien que cabrearlos era un plan jodido y por ende estúpido, no tenía opciones, miré a Sharlod tirada sobre las mesas semi desnuda y pensé en la originalidad de esta escena de no ser por estos enfermos, la mala suerte como mi compañera.
Apreté mis puños con ansiedad mirando el vendaje de mi mano derecha, exhalé una bocanada de aire y fui por honor, aunque pensándolo bien, el honor nunca salvó a nadie.

Continuará.


viernes, 21 de junio de 2013

Item list!!! 10 cosas por las cuales odiar a la generación "Neotaku"

Si mi memoria no me falla(y nunca me falla, excepto esa vez que pensé que me había fallado) las generaciones anteriores en sus etapas más tempranas dilapidaban un hambre de conocimiento literal como espiritual, grandes pensadores y líderes habían tomado sus propias ideas con sus manos desnudas llevándolas a lugares impensados con solo sus pies construyendo magnificas obras de todo tipo, el mundo estaba en su apogeo, la vida parecía destinada a mensajes de libertad y devoción por la justicia y la legitimidad. En eso recaen los que hicieron historia, tanto buenos como no tan buenos, ojo, pero de que la tuvieron la tuvieron. Aunque... no me atrevo a decir que algo parecido a esa época de hombres y mujeres valerosos esté vívida y presente en estos días, sí, esta todo como el culo. Y acá entra todo fiera, tenes en todos lados y en todos los ámbitos de la vida cotidiana, mi campo a criticar, el fandom local, "oh my fucking god!!!" decía Corey Taylor de Slipknot cuando se emocionaba, bueno mi emoción es por redondear números(gente poco agraciada) con una .38.


Está bien, los tiempos cambian, en ese entonces había gente con sonrisas francas dispuestas a entregarse a la muchedumbre enardecida de dudas, influyendo de la mejor y única manera que existe: El Ejemplo. Ser ejemplo es difícil hoy en día(y sino fijate las noticias, fiera), de acá que el fandom local no puede ser un extenso punto sin excedentes y lo que es peor, si en algo es excedente, es en pelotudos/as de todo tipo, cada bicho con su bicha me decían antes, acá la cosa ta' pior. La decadencia nunca tuvo límites igual que la reverenda gilada que colma los eventos, desde los pajeros hasta las putas y la verdad que Gardel dijo una vez: "Entre putas y chorros" y no es que no, pero el caso transciende hasta estos días, una mierda. Los pendejos están atrevidos, pero no, no solo en lo que te pensas, eso es normal... sino zarpados en tarados, más allá del "verdadero otaku", el nerd de casta real, el que se sabe hasta cuanto calza un personaje de ficción o que tipo de sangre tiene un velociraptor, bueno este simpático espécimen que intenta imitarse con estos forros básicamente salen como el culo. "No pasa nada, te miras naruto u otra serie nueva así nomas y listo, sos papita de loro", puro cáncer mental tienen, no se les puede pretender que lleven la conversación a un nivel más alto porque les da miedo las alturas, que putos.

De todas formas, para los del palo real(quizás yo y todo el basto cónclave veterano) estos epitéticos sujetos no son los más jodidos, todavía faltan las pendejas... AHHHH sí... como si de algo se pudiese olvidar uno. Si, lo sé, como cuando te sacas una coca gratis, 1 de cada 45860 está para el crimen organizado y sin obra social pero si más o menos te das una idea, la cosa pasa de castaño a un oscuro medio raro azabache y te comes 100 de paleta cuando te prometieron 250 de jamón ahumado, todas quieren ser cosplayers... "que me voy a ver linda, que cuelgo(mejor dicho imposible) fotos de mi 'cos' en feis, que la tela no combina, que soy la diosa de las atrevidas en los eventos" y toda la carreteada de huevadas que te puedas imaginar, es incomible a primera vista(pero no involteable), y no está de más la torta-trola que transa minas por likes, ¿a quién no le gusta ver dos pendejas transando? y sí, es la posta, y sí campeón, es gratis.

Luego están los estamentos, fuaaaa acá las cosas sí se van al carajo. Como que diez likes en fb les cambia el marulo, les suben el ego tanto como drogadicto de paco y son de la realeza("Ahora todos son mis plebeyos JAJAJAJA"), suspendalón total. A todo esto, se le suma que vas a un evento hoy en día(hace años no voy pero un amigo sigue yendo) te cobran un fangote(>$50) para ir a ver a unos forros egocéntricos disfrazados,  y ahora me decís ¿comprar? JAJAJAJA amigo estás equivocado, preferible ir a una comiquería, te cagan con los precios, los del staff atienden como el OGT y encima no saben un choto, entonces siempre le decía a un amigo:

-Juancho, hay que ir a un evento.
-¿Posta boludo?
-Y sí, hace algunos meses no voy.
-¿Para qué mierda querés ir?
-¡Por los precios altos, la mala atención y los forros egocéntricos disfrazados!
-¡¡¡AHHH si es por eso vamos!!!

Difícilmente puedo decir hacía donde va esta decadencia "neonerdista", no es política, ni mucho menos humanidad, aunque estoy seguro que si se combina con todo ello sería tal cual la vida diaria(ahí sí que hago golpe de estado), de lo que estoy seguro es que la gran cantidad de gente mal informada del asunto va a quedar satisfecha escuchando o viendo a estos hijos de puta representando la camiseta como el culo, mostrándoles que la ignorancia y la pelotudez pueden convivir tranquilamente en esas mentes libres de letras sagradas(como GTO, Saint Seiya, Doraemon, Digimon, etc.) y que la gente "real" que acarreó esos años dorados de obras impensadas verán entre profanada y violada, pero lo peor, ridiculizada con el simple argumento de "dibujitos chinos", NO SON CHINOS. Para mi son chinos estos huevones neotarados.
Con todo esto, dejo seña que dije 10 cosas pero esta mierda que expliqué es mejor, nos vemos y espero que les haya gustado... chau.

PD: No son dibujitos chinos, he dicho.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Inmortal (Cap II)

Intento N°2: El experimento nace

El sol de la mañana molestaba mis pupilas. Intentaba rechazar la luz con la mano pero se escabullía por las salientes de entre mis dedos, y mientras tomaba una gaseosa en lata, observaba las maravillas de la tranquilidad de árboles y escasas nubes, sentado en esos bancos fríos por el rocío, tome otro trago y continué:

-Bueno, fui un héroe, supongo. –A carcajadas Kevin, mi amigo, golpeaba suavemente mi hombro.

-Viejo, no podes ser más enfermo mental, ¿quemar un aula, salvar a una chica y decir que sos un héroe? Más bien diría –y tomando algo del suelo –que tu cara es más dura que esta piedra.

-¿Un caradura?

-Todos entendimos la comparación. –Seguía riéndose.

-Okey, okey, un poco exageré pero ¿qué queres que haga? La salve al menos, aparte la cosa no pintó bien desde el momento que cayó ahí, es una mina de lo más rara.

-¿Así que “chica rara”, no? Es increíble que estés en posición de decirlo, caradura. –me miro fijo.

-¿Raro yo? ¿Quién está exagerando ahora? –tome el último sorbo de gaseosa y compacté la lata en mi frente, continué –te falta mil años para decirme algo semejante.

-A todo esto, ¿Cómo está ella?

-Ella está bien, salió ilesa aunque el shock le provocó un desmayo y tuvieron que llevarla de urgencia por las dudas, algo de rutina me dijeron.

-Ya veo, ¿y eso? –observó los vendajes de mi mano derecha.

-Esto no es nada, solo una quemadura menor, tuve suerte parece.

-¿Suerte? ¿Cómo vas a hacer para quitarte las tensiones? ¿sos ambidiestro, no?

-Sos un tarado Kevin. –soltando risas casi moribundas, reparó.

-Bueno, bueno, ahora nos toca clase de Educación Física creo, ya es la hora. Supongo que estarás eximido por el momento.

-No tanto, por alguna razón tengo que presentarme en el colegio a esta hora hasta que esté recuperado, no sé qué se trae entre manos Nadal. Me voy che, nos vemos después.

-Dale, ah, casi me olvido ¿te firmo el yeso?

-No es yeso, son vendajes, raja de acá antes que piense en conseguirme un amigo mejor. –Kevin se alejaba riéndose, ese maricón ya me las va a pagar, el fin de semana le voy a hacer que pague las pizzas.

En cierto modo, todo salió bien. La chica se salvó, yo también (la saqué barata) y el aula… bueno, el colegio sigue en pie. De todas formas, tenía una reunión con el Jefe de Presectores, el señor Nadal, el tipo en sí es un cabrón, buen profesor pero lo malo que tiene es que es muy exagerado cuando grita, y claro, ahora ya en frente de él ésta no era una situación diferente:

-¡ESTOY HARTO! ¡ES INAUDITO! –Nadal se acomodó los lentes. –No puedo creer esto, ya es demasiado, un acto de total falta de respeto por la institución y del uso inapropiado del establecimiento, con esto supongo que te será dada la expulsión definitiva.

-Pero no se quemó todo todo, o sea, se quemó solo el aula y lo de las ventanas es aparte. –repliqué.

-¿solo el aula?, ¡se dañó todo el piso y por consiguiente el cielo raso del aula de abajo también, sin contar el del aula misma! Aparte de la pérdida de materiales didácticos y muebles. –interrumpí.

-Un momento, le dije que eso ES aparte, además ya le conté toda la historia.

-¿Y cómo era?

-Fue un accidente sin culpables con 2 sobrevivientes inocentes.

-Antes que termine el día voy a confirmar tu expulsión. –se acomodó los lentes.

-Vamos, Señor Nadal, no sea tan malo conmigo, le juro que es tal cual se lo conté.

-Lo siento, pero para validarte necesito el testimonio de la chica, este… -y dando un vistazo rápido a un papel de la mesa siguió –Bianca Lucione, sí pero por el momento no será posible hasta que no salga del hospital así que supongo volverá antes del viernes quizás.

Luego de esto, Nadal siguió con su discurso de inmoralidad e indecoro de mi parte a las autoridades del colegio, que yo era “un terrorista en potencia” y me tildó de inadaptado social por mi manera despreocupada de ver las cosas, okey, esa no se la dejo pasar, yo no soy despreocupado de las cosas ¿y mi novela? Pregunto, he dedicado mis gotas de sudor más de lo normal, tiré más fichas que un adicto en un casino y sin embargo él mismo me dijo que “mi obra era carente de emociones”, es un desubicado pervertido, pero como no tenía pruebas ni fundamentos del trágico evento no podía darme la expulsión. Por supuesto, no quería ser expulsado o me asesinarían en casa.

Por otro lado, aun necesitaba intentar algo nuevo respecto a mi novela, tenía ideas pero escaseaba el tiempo, ésta vez lo haré bien, pero bien de verdad. Y además, claro, estaba en mi mente, Bianca (¿se llama así, no?), el porqué estaba ahí a esa hora y porqué carajo ella quería ejecutar el incendio (que yo empecé, mmm).

-Alumno Arsen, ¿me está escuchando acaso?, ¡TADEO ARSEN! –bajé de las nubes.

-¿Sí, necesita algo? –Nadal se retiró los lentes, los empañó, los limpió y se los colocó de manera brusca.

-Creo que esta vez es definitivo, yo mismo voy a redactar el acta de expulsión, está claro que es su fin en ÉSTE instituto inmaculado de enseñanza, por lo menos serás problema de otros...

Tragué saliva.

-Lo siento pero creo que no está en su derecho Sr. Nadal, Jefe de Presectores. –De la manera más audaz y haciendo acto de presencia, una señorita de pelo corto negro entró caminando medio tambaleándose. –Estos tacos me matan, no puedo creer que las mujeres usen esto siempre, es una mierda… -se sacó los tacos, los tiro vaya a saber dónde y nos miró, continuó diciendo –Es un simple jefe de presectores, esa parte le corresponde a los altos mandos.

-Rectora, lo siento pero es mi deber investigar el incidente que involucra a estos dos alumnos, solo estoy confirmando los hechos.

-Usted ha confirmado bastante ya, me encargaré del resto, ahora hágame el favor de retirarse a sus labores y más allá de su deber solo limítese a sus obligaciones como parte del cuerpo administrativo. –dicho esto, el viejo solo la observó por unos segundos, se acomodó sus limpios lentes y se fue, ella me miró. -¿vos sos?

-Tadeo Arsen, 17 años, aspirante a escritor, tipo de sangre cero universal y futuro exalumno de ésta escuela. –me observó por unos segundos los cuales sentí eternos, hasta romper el aire con carcajadas y risas.

-Sí que sos un terrorista, Nadal no se equivocaba. Antes que nada soy la rectora Pilar Uehara, también soy la tutora de talleres extracurriculares y sobre lo del incidente, escuche suficiente y mirá, para ponértelo de una manera más “entendible” básicamente estas jodido, de todas formas no iras a la cárcel.

-Por favor, no seamos tan directos, aparte debería ser una correccional de menores.

-Dije cárcel, tus actos casi matan a esa chica y gracias a Dios solo estás acusado de vandalismo y destrucción de propiedad. –en efecto, tenía razón.

Me fui de tema con lo del incendio y aunque ella lo inició por accidente, el iniciador fui yo, ella fue un simple catalizador, culpa no tenía, creo. Me adelanté a preguntar.

-¿Y cómo viene la mano?

-Por supuesto, hace unos momentos intercedí con el consejo y el director no quiere expulsiones, ni mucho menos prensa, por lo tanto tu amiguita y vos están “mágicamente” absueltos.

-¡Genial!

-Pero…

-¿Pero?

-Tendrán que unirse a un taller extracurricular obligatoriamente, alumnos como ustedes deben estar en constante vigilancia, por eso me autorizaron que el drama lo maneje yo, por supuesto, como sabrás podes elegir varios talleres, tenemos casi de todo.

Mientras dijo esto me alcanzó una nota con muchos nombres, y ya cuando empecé a leer “club de matemáticas”, “taller de carpintería” o “amigos de los delfines”, pensé que tal vez la rectora no estaba tan en contacto con sus cabales, después de todo ella los autorizaba, en ese momento, una idea iluminó mi mente como disparado por una ballesta.

-Señorita rectora.

-Decime Pila.

-Pila, necesito saber dos cosas nada más.

-Soy toda oídos. –y mientras dijo esto, sacó unas zapatillas del mostrador de su escritorio.

Para las 7 pm me encontraba en el hospital donde estaba Bianca, en la recepción me marcaron la habitación “215” así que me encaminé hacía allí. La puerta yacía inerte, me imagine que es de esas partes en las películas donde entras y no hay nadie o entras y el paciente ya está muerto, como sea, toqué antes.

Toc, toc.

-Adelante. –la suave voz apareció.

-Hola, hola.

-¿Vos? ¿Qué… qué haces acá? –su increpas voz, su pelo revuelto, su aroma y todo su ser tapado con una frazada hasta el cuello me observaban y hasta parecía estar en guardia frente a mi persona, claro ¿Cómo si fuera a hacerle algo?

-Oh, quizás me equivoqué de veterinaria.

-¿No podes tener más respeto por una dama?

-Dale, no te sulfures así, me mandaron para avisarte que va a pasar con nuestros futuros en esa cárcel.

-¿Cárcel?

-Eh, digo colegio. Nos salvamos, no nos van a expulsar así que podes respirar tranquila, podemos conservar nuestras cabezas. -asentí con la cabeza mientras le hacía un pulgar para arriba. Extrañamente no tenía cara de sorprendida, de todas formas no me importaba, me había salvado del asesinato en mi casa. –Pero… -proseguí –debemos enlistarnos a uno de los mil talleres extracurriculares por divino capricho y para vigilarnos por lo sucedido.

-¿Ah? ¿Pero si vos fuiste él que quería anarquía acá?

-Lo sé y no me interesa, por alguna razón, ellos piensan que ambos somos culpables de todo, aparte era normal mi estado emocional así que hice lo más humano posible.

-¿Qué hiciste lo más humano posible?

-¿Y por qué no? Al fin y al cabo, ambos queríamos que todo se quemara, sabes, nunca estuve de acuerdo con nadie –me acerqué a la ventana, miré el cielo nublado, estaba por llover. –quizás ni sé por qué lo hice, tenía mucha bronca y estaba quizás hasta un poco desesperado, pero creo que dentro de mí no quería hacer tanto lío, fue bronca por impotencia.

-A veces, todos nos ponemos así, nadie se puede aguantar tantas cosas por tanto tiempo. –y mientras lo decía jugaba con un mechón de su largo y rojizo cabello.

En efecto, Bianca tenía cierta razón en eso, yo no era un prodigio ni mucho menos un mago ni el más fuerte del mundo, solo soy yo.

-Vos también no podías aguantártelo, ¿verdad?

-Algo así, uno tiene sus cosas como todos, aunque si uno se lo propone, todo es posible. Después de todo, lo único que me separa de mis sueños soy yo. –bajo la mirada y soltó su mechón, tenía ganas de preguntarle porqué estaba ahí ayer, pero no lo hice. Sus ojos parecían vacíos, por alguna razón que no entendía, no quería verla así… tan desesperanzada. Tome aire.

-Bianca, está todo bien che, lo importante –me acerqué a ella- es que estás bien, pudimos salir de ese infierno, ahora ocúpate de recuperarte, ¿sí?

-Tu mano está vendada, fue mi culpa… perdón.

-Esto no es tu culpa, los sacrificios son inevitables ciertas veces, no es nada, una quemadura simple, aparte era mejor esto a que no nos reconocieran calcinados. –ella rápidamente tomo mi mano, mis dedos se rozaron con los suyos, sentí el tacto de su piel suave, me enervé, no pude decir nada, abrí mi boca pero de ella no salían palabras, el aire seco me esgrimió las mejillas.

-Gracias por salvarme, en serio, perdón por incendiar todo… yo –sus ojos parecían cristalizarse.

-Bien, no hay drama, salvar vidas puede ser un pasatiempo más, de todas formas tu gratitud es más importante para mí que tu virginidad para vos y... hablando de gratitud… -abrí mi mochila, saqué un papel firmado y sellado, se lo acerque, ella tomo un poco de distancia aunque lo agarró. Mientras leía el contenido, abrí una lata de gaseosa.

-Mmm, “se caratula al susodicho Tadeo Arsen a la administración del… taller de… ¿experimentos?” ¿Taller de Experimentos?, rarísimo lo tuyo. –pausé el trago de gaseosa.

-Seguí leyendo más abajo, por favor. –volví a tomar.

-“Integrantes: Tadeo Arsen, Bianca Lucione. Tutor encargado: Pilar Uehara”, ¿BIANCA LUCIONE?

-Desde ahora somos compinches, compañeros, cófrades o como carajo sea. Oh, cierto, no te pregunté, mi culpa, ¿una lata?, mirá que tengo como dos más.

-¿Qué significa esto?

-¿Y qué va a significar, nena? Bienvenida a mí taller. ¡Al taller de los horrores!

-¿Eh?

-Chiste, chiste.

-O sea que voy a estar ahí… ¡¿y con vos?! –Me miró unos segundos y sus redondos ojos se ocultaron bajo la frazada -¿por qué yo?

-Simplemente porque sos vos y estoy segura que tu gratitud es fiel, así que nos vemos mañana, aparte en unas horas te van a dar el alta.

-Eh, ¿Cómo sabes?

-Soy adivino, que descanses chica rara, te veo luego. –y así me retiré, en la parada del colectivo pensé “esta vez voy a hacerlo bien, bien de verdad”. Saqué otra lata de gaseosa y la abrí.

Continuará.